Operación Bikini

A punto de terminar la primavera, el pistoletazo de salida del verano supone acudir a todo tipo de sitios. La época estival está para disfrutarla y hacer planes al aire libre gracias a las buenas temperaturas del verano. A algunos se les habrá echado el tiempo encima, pero nunca es tarde para comenzar la operación bikini.

Es época del año supone ir a la playa, al río, al pantano o a la piscina a refrescarte. Nos desprendemos de la ropa y nos toca lucir palmito en cada acontecimiento. La operación bikini comenzó hace tiempo, justo preparándonos para este tipo de eventos veraniegos. Pero aún puedes subirte al carro y llegar en la mejor forma posible. Por eso desde FarmaCoslada te damos unos consejos para que la operación bikini sea solo el punto de partida para cambiar tus hábitos.

Pautas para tu operación bikini

No vernos bien con nuestro cuerpo, a veces se debe a un exceso de peso acumulado durante el invierno. La operación bikini se transforma en la mejor excusa para cambiar tu ritmo de vida. Ello es a consecuencia de los malos hábitos y tienes que poner tu fuerza de voluntad para lograr tus objetivos.

Lo primero es olvidarte de las dietas milagro. Sirven para perder mucho peso en poco tiempo, a expensas de poner en riesgo tu salud. Una pérdida de peso debe ser progresiva y controlada por los especialistas en la materia. Además este tipo de dietas tienen un efecto rebote increíble y cuando lo bajas, puedes subir fácilmente el doble.

Es recomendable modificar tus patrones de alimentación y corregir tus hábitos poco a poco. Empieza por no saltarte ninguna comida al día. Son cinco comidas al día, de esta manera controlaremos la ansiedad, reduciremos el impulso de comer y el hambre. En tu operación bikini incluye alimentos frescos por encima de los procesados, aumenta el consumo de frutas y verduras, reduce el consumo de sal y olvídate de los fritos y los rebozados.

Una pauta muy importante que muchas veces no se tiene en cuenta, es la cena. Apuesta por una cena ligera ya que con ello podemos incluso mejorar la calidad del sueño. Para este tipo de ingesta intenta incluir proteínas como pescados, mariscos y huevos. Las salsas y las grasas nunca están recomendadas pero aún menos en la cena.

A demás de hacer ejercicio con regularidad, el consumo de agua debe ser fundamental. Cualquier operación bikini o dieta equilibrada necesita una hidratación óptima sobre todo en los días de calor. Si vas a hacer deporte o sales a la calle, perderás una cantidad de líquido que debes ir recuperando. Eso sí, nada de bebidas alcohólicas o refrescos que solo aportan calorías vacías.